...es que llega fin de año y uno indudablemente se pone a hacer balances, y yo siempre lo hice. Me puse una y otra vez a recordar momentos hermosos y otros dolorosos, a sensibilizarme en cada día que venía a mi mente. No era extraño leer un mail mío de fin de año, agradeciendole a cada persona algo, recordando lo que pasamos, dejando entrever que ese año no había sido en vano... que todo de alguna forma estaba justificado.

Hoy... hay un balance sin balance. La verdad que no puedo decir que fue un año de mierda porque para eso me tendrían que haber pasado cosas, y siento que este año que pasó no me movió absolutamente nada... fue un año abstracto, vacío, inerte. Y yo en medio de él. Cuando me encuentro así es cuando más afirmo que no sirve de nada pasar por la vida sin arriesgarse, sin sufrir, sin dejar que algo nos modifique el rumbo. Porque no hay nada más agobiante que no te pase nada... que no tengas a quien llorar, a quien besar. De quien aferrarte cuando todo sale mal.

Siento que dejé 1 año de mi vida en la basura... tan distinto a otros en los que también creía haberlos desperdiciado, pero finalmente no era así. Eran años donde yo metía la pata, donde veía algo que quería e intentaba tenerlo, donde no tenía miedo de jugarme el todo por el todo si eso me podía hacer sufrir. Era la magia del momento, el hecho de hacer lo que sentía.

Hoy... no sigo mis instintos, me abandono a cada instante. Pienso en algo que me gustaría y lo descarto automáticamente, como si no mereciera ese favor. No me tengo en cuenta, no hago cosas por mi, nada... lo único que hago es mantenerme alerta de la gente que quiero, esperando que no les falte nada y si les falta, poder darles algo para seguir caminando.

Pero mientras tanto quedo yo viéndome en el espejo, una vez más, y no viendo nada. Al mismo tipo con la mirada perdida que alguna vez tuve, sin saber muy bien a dónde estoy yendo con mi vida ni por qué hago las cosas que hago, ni siquiera si algún día querré saberlo. Ya no me interesa, perdí totalmente el rastro de Ale... de mi, el sensible que aunque el mundo le dijera que no, que se iba a dar contra la pared, él iba en pos de lo que sentía.

Hoy... el sentir lo dejé en un rincón. Ni siquiera tuve el desvelo de encontrarme una noche pensando en si ir o no ir por ese sueño escurridizo...ya no me tengo fe pareciera. Es como que ignoro las cosas que puedan pasarme, como si intentara que no pase nada... ya perdí la motivación, y eso no me gusta. Porque nunca fui así. Siempre, aún haciendome pelota frente a una caída, y aún llorando y pataleando y amargándome.... volvía a mí. Porque todas esas cosas me pasaban porque yo me jugaba por algo, y ver que hoy en día ni siquiera estoy deprimido, es un regalo que no quiero.

Es darme vuelta la cara ante una sonrisa, es tirar el corazón en un pasado, es no saber qué desear para el año que viene... porque ya no tengo deseos. Y desearía tenerlos, pero no me salen, no puedo volver a ese pedazo que alguna vez fue mio. Y no sé por qué.

Entonces... si tengo que hacer balance sobre este año que pasó, la verdad es que no lo hay. Hasta yo me sorprendí un 31 de Diciembre sin nada por decir, sin hablarle de corazón a mucha gente como solía hacer para estas fechas... sin poder distinguir lo bueno de lo malo, lo importante de lo trivial. Dejé de ser. Y lo peor es que se acerca otro año y yo con ninguna razón para darle la bienvenida...
Palabras en el aire

Comentarios

  1. yo te dije ayer que siempre hay algo para decir... pero ahora leo esto y realmente no sé que contestarte, como consolarte o venderte una esperanza nueva.
    Lo único que tengo para decirte es que la vida es mientras vos dejás que lo sea, y eso lo tenés en claro... no se porque dejaste de arriesgarte, de jugarte por tus sueños; y no es que ya no sueñes, es imposible que dejes de hacerlo, simplemente decidiste ignorarte y estoy segura que eso es algo que se puede revertir... siempre y cuando vos quieras... pero no se cómo, ese es el tema =P buscá a tus amigos, tus sobris, tu mami, tu hermana, dejá que los sentimientos hacia ellos al menos te invada... dejate llevar...


    encima te conozco y sos igual de cabeza dura que yo y todo lo que te diga no va a servir para nada =P pero buen, en fin...

    feliz año nuevo ale... tenés 366 oportunidades nuevas de ir tras eso que yo sé que sos... como no festejar eso?


    te adoro


    “Que pueda el camino subir hasta alcanzarte. / Que pueda el viento soplar siempre a tu espalda. / Que pueda el sol brillar cálidamente sobre tu rostro. / Y las lluvias caer con dulzura sobre tus campos. / Y hasta que volvamos a encontrarnos, / que Dios te sostenga en la palma de su mano.”

    ResponderEliminar
  2. "Porque no hay nada más agobiante que no te pase nada... que no tengas a quien llorar, a quien besar. De quien aferrarte cuando todo sale mal."

    (...)

    "lo único que hago es mantenerme alerta de la gente que quiero, esperando que no les falte nada y si les falta, poder darles algo para seguir caminando."



    Quizas algo te falte, quizas no. Sea lo que sea, si tenés las fuerzas como para prestar tu hombro, tal vez necesites abrirte un poquito más a la posibilidad de que tal vez, sólo tal vez, este año las cosas cambien.

    Las cosas que se te cruzan en el camino no están por casualidad ahi, y no solo tenés la tarea, sino que también tenés la capacidad, de hacer algo con ellas.

    O algo así decía Richard Bach, pero me dejé el libro sobre la cama, y no voy a ir a buscártelo... No ahora.

    Sonría, muchacho, ¡sonría! Vamos que recién comienza el año.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario