Ambos sabíamos que ocurriría. Kelly lo pensó. Sabía que tenía que olvidarme. Yo lo pensé, y sabía que la había perdido. Porque jamás iba a salir de esa isla. Iba a morir ahí, totalmente solo. Iba a enfermarme, a lastimarme o algo. La única elección que tenía, lo único que podía controlar era cuándo y cómo y dónde iba a ocurrir. Asi que hice una soga y subí a la cima para ahorcarme. Tenía que probarla, tú sabes. Claro, me conoces. El peso del tronco rompió la rama del árbol, asi que ni siquiera podía suicidarme como yo quería. No tenía poder sobre nada. Fue entonces que una sensación me arropó como una cobija cálida. Supe que, de alguna forma, debía conservarme vivo. De alguna manera. Tenía que seguir respirando, aún sabiendo que no había ninguna esperanza y toda mi lógica me decía que jamás volvería a ver este lugar. Y eso fue lo que hice. Me mantuve vivo. Seguí respirando. Y un día se comprobó que esa lógica estaba equivocada, porque la marea llegó y me trajo una vela. Y ahora estoy aquí. De regreso. En Memphis, hablando contigo. Tengo hielo en mi vaso. Y he vuelto a perderla. Estoy muy triste por no tener a Kelly. Pero estoy muy agradecido de que ella haya estado conmigo en esa isla. Y ya sé lo que tengo que hacer ahora. Debo seguir respirando. Porque mañana saldrá el Sol.

¿Quién sabe qué traerá la marea?.

Me gustaría que alguna vez todas las personas que me leyeron en este blog, en esos años tristes, melancólicos, nostálgicos y de angustia... supieran que hoy estoy bien; que todo fue parte de un proceso que me llevó a este momento de mi vida. Donde estoy más seguro de mí mismo, donde aprendí a conocerme, a aceptarme, y dejar que me conozcan. Ojalá todos ellos, que hoy -la mayoría- han dejado el mundo del blog, y me han acompañado en tantas letras y emociones.. supieran de mi presente. Quizás ya no les importe, pero al menos para que sepan que se puede, que todo el cristal que veíamos empañado en la tristeza un día puede desempañarse.

Ojalá supieran que la vida, o mejor dicho, yo... volví a darme una oportunidad. De sonreír, de ilusionarme, de creer en alguien y mostrarme vulnerable ante esa persona. Que entiendan que a veces es imposible entender todo el proceso, excepto una vez que pasó. Que lo importante es confiar en uno e intentar aprender de sí mismos. Aceptar que quizás somos distintos a lo que siempre creímos y que todo el tiempo podemos descubrir algo nuevo en nosotros que nos enseñe a volver a empezar. Sin borrar el pasado, sino procesándolo, entendiéndolo y continuando.

A todos ustedes, antiguos lectores y escritores de este mundo intenso que es el blog, les deseo lo mejor. Que cada uno haya podido encontrar ese rastro de felicidad perdida que se les escapaba de las manos, que cada cual haya visto su vida reflejada en los ojos de alguien más. Que no se rindan, porque nunca sabemos cuándo podemos volverlo a intentar. Y si bien soy el menos indicado para aconsejar, porque este blog siempre fue de introspección y de mí, sí puedo decirles que no hay nada más importante en la vida que aceptarse a uno mismo. Ya sea que haya cosas que no te gusten, la cosa no es cambiarlo, sino aceptarlo e intentar usar eso que sos en algo productivo. Porque hasta de lo malo podemos sacar algo bueno.

Hoy la música me es un cable a tierra, me provoca una adrenalina cuando subo a un escenario y siento el aplauso de la gente amiga, desconocida y de las cosas que se abren en ese mismo camino que uno empieza a recorrer. Hoy, las personas que me acompañan día a día las elijo, las personas que ya no están acepto que se fueron o dejé ir, y aprendo a los golpes a valorar a quienes dieron su vida por mí, porque quizás hoy no estaría acá pudiendo escribir esto. Este redimirme con la vida que no dejó de esperarme. Solo faltaba que yo tomara la decisión de hacerlo.

Y si bien tengo muchísimos miedos encima por las cosas que estoy por vivir, sé que ese miedo existe porque importa, porque está la posibilidad de que todo salga mal y sufra, pero también la certeza de que todo salga bien y me reconcilie conmigo, que dé fruto todo lo que alguna vez padecí acerca de mí mismo y de las cosas que me rodearon. Seguiré enojándome, angustiándome, desilusionándome, equivocándome... pero creo haber aprendido que todo es parte de un algo, y que uno sólo puede entenderlo y hacer algo con eso. Sin tenerlo claro siquiera, simplemente confiando. En vos mismo, en tu humanidad, que es lo último que tenés que perder. No te la arrebates nunca. Creé, en vos. Siempre en vos :)

Y como alguna vez soñé y escribí y grité...
que la vida los vuelva a encontrar:
Palabras en el aire

Comentarios

  1. Ay, Ale qué lindo lo que escribiste. Me emociona mucho y realmente me pone re contenta que estés pasando por este momento. Aunque no hace mucho que intercambiamos por este mundo bloggero, te entiendo lo que te pasa. En parte yo también estoy viviendo algo similar. Luego de tantos años de angustia repetitiva, de fracasos, de frustraciones en lo sentimental, hoy puedo decir que también volví a creer en mí misma. Que tampoco bajo los brazos, que logré aceptarme, que encontré en la escritura o en el teatro lo mismo que te pasa a vos con la música. Que a pesar de las cosas malas, somos jóvenes, estamos llenos de vida. Nunca hay que perder las esperanzas. Todo pasa. La vida da miles de oportunidades. Y hay que permitirse también estar contento y feliz y gritarlo al mundo. Porque no sabemos mañana qué puede pasar. Festejo con vos, Ale, rendí bien, empezaron mis vacas y sé que este es mi año. Hay que seguir persiguiendo nuestros sueños. Brindo por vos, un beso grande! Te deseo lo mejor para este año. Que sigan los éxitos!

    ResponderEliminar
  2. Me encanto leerte,para mi este es el mejor post de todos!!
    Te reenvio el abrazo de ayer,las palabras justas que cruzamos y la esperanza de que todo por fin va a ser...
    Beso!

    ResponderEliminar
  3. No me lo puedo creer. Justo hoy me decido a volver aquí, después de muchos días pensando: "tengo que entrar en mi blog de nuevo que hace meses que no leo a nadie ni escribo nada", y me encuentro con más o menos lo mismo en tu blog :)

    Qué alegría tanta positividad. Creo que en la mayor parte de los casos, el dejar de ver actividad en un blog, suele ir acompañado por el hecho de que su autor ha despertado de nuevo en la vida "real" :P

    ResponderEliminar
  4. "Los días malos son borrados por los días buenos", lo escuché en una peli...Creo que siempre seré melancólica, lo acepto, lo único que me molesta es la crítica de ser...

    Y esas personas q se creen gurús y jamás reconocen que viven equivocándose...

    ResponderEliminar
  5. la marea siempre.. siempre.. me trae su recuerdo..

    ResponderEliminar
  6. He visto el naufrago pero nunca me pare a pensar en lo hermoso de la frase que publicaste, supongo que es así, aunque no hayan razones tan visibles, capaz están escondidas esperando el momento justo para aparecer.
    Hace poco que empecé a leer tus entradas, así que no se de esos años tristes, pero la vida es así, no siempre no tira buenas cartas lo bueno es saber esperar a que nos llegue la oportunidad y me alegro que estés bien, es bueno estar así.
    Cada persona que pasa por nuestras vidas deja una parte de si, aunque algunas nos modifican de manera insignificante, otras pueden lograr grandes metamorfosis en nosotros!
    El miedo en la vida es necesario, para animarnos, para ayudarnos, a veces en pequeñas dosis logra cosas maravillosas y no es fácil pero creer en uno no es una opción si no lo que debemos hacer, con años y experiencias todo se va logrando de a poco.
    Es un placer leerte, muchas gracias por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ale, siempre te leo en silencio pero no puedo dejar de decirte que si sufrimos es sinónimo que aún sentimos, que no nos cristalizamos, es vida. Besos de luz y buenos caminos! Luli

    ResponderEliminar
  8. Tú y tus palabras de fuerza. Echaba de menos entrar en tu blog. ¿Y qué me encuentro?, un Ale positivo y lleno de ilusión. Lo mejor de todo son ls esperanzas y ganas de vivir que transmites. Nos seguimos mensajeando <3
    Te mando gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. me alegro tanto Ale...

    la vida es 50% que salga bien o que salga mal.... pero estoy segura que pensamientos positivos atraen situciones positivas... tenes ganado el 50% que salga bien, a luchar por el resto!!!
    <un beso grande!!!

    Caro

    ResponderEliminar
  10. Era hora que estuvieras bien! me re contra alegro por vos <3 fuerza y a darle para adelante, volví al blog en el momento justo pareciera...

    ResponderEliminar
  11. Bellísimo lo que escribiste, y me alegro mucho de que te hayas vuelto a encontrar con la vida y que aquellos años de melancolía hayan quedado atrás, y que lo que sos hoy sea fruto de eso, porque quiere decir que no ha sido en vano.
    Te deseo mucha felicidad, que la tenes merecida.

    Saludos y un fuerte abrazo marciano.

    ResponderEliminar
  12. Amo tu Blog. Me tomo el atrevimiento de robarte algunas cosas y publicarlas en mi face, la gente pregunta quien las escribe y les paso la dirección para que entren y lean. Realmente admiro y envidio sanamente a la gente que puede expresarse escribiendo cosas tan lindas!!!
    Seguí así. Nos haces bien!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario