Como si casi no hubiera tiempo, apuro las horas del reloj para verte dormida en mi regazo. Y como si casi no hubiera necesidad, te digo que te requiero. Que me encanta verte desplegar esa sonrisa de mil armas y amenazar mi integridad al tocarte y besarte. Me desarmo. Como si fuera irreversible. Y te describo soledades como si fueran necesarias para justificar tu presencia. Te releo, de adelante hacia atrás y viceversa. Como si no entendiera dónde se explica la trama de tu embrujo. Me desvelo, y no es porque no estés, sino porque intento sorprender al silencio de la noche llevándote con él.

Acá estoy, con todos los miedos listados para hacerle frente. De tu mano.
Palabras en el aire

Comentarios

  1. Contigo.
    ¡Es hermoso! ¡Bravo, Ale!
    Y brindo por ese amor :D


    Mucha luz.

    ResponderEliminar
  2. el amor te hace valiente, y en la agudeza de tus palabras se lee y se relee la pasión que esconde...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario