Por estos días cumpliría años mi viejo, toda una ironía que no sepa realmente qué día. Nombrarlo es nombrarme, ver en mi vida cosas de la suya, un tipo que siempre se sintió culpable por las cosas que hizo mal y aunque pidió disculpas, en el fondo jamás se perdonó. Un tipo sensible, que la jugaba de duro. Alguien quien fue un gran vendedor y decorador de interiores y terminó vendiendo pollos en una parrilla de su casa donde se hacía llamar El loco de los pollos. Quien cada día escribía en una pizarra negra una frase de su autoría. Alguien querido por todos, pero sufrido por su círculo más íntimo, su familia.

Suele pasar que alguien de afuera habla maravillas de uno, y que pueden ser ciertas, pero por dentro sabemos si eso que se dice de nosotros es tal, si a las personas que realmente le importamos les dejamos la misma sensación. Y cuando la respuesta es no, no y no... algo se quiebra dentro nuestro y no hay nadie que te sane esa herida. Porque no querés que cicatrice, porque necesitás sentirla en la piel y sufrirla. Como un castigo autoimpuesto.

Así fue que mi viejo falleció solo, que pocas personas realmente fueron a verlo de corazón al cementerio, incluso yo con mi cara reseca de gestos no sabía qué hacía ahí. A veces siento que los sentimientos y el dolor hacen tanta mella en nosotros que nos convertimos en piedra, incapaces de demostrar lo que nos pasa. E ignorantes de saber lo que nos pasa. Una sensación de mierda que no te la quita ni un recuerdo, y te llena de culpa.

Lo escribí hace algunos años y lo repito, de tan distinto que creí ser me noté igual en millones de cosas. Y no sé si eso es bueno o malo, si me hace bien o me destruye. Verlo en coma en una cama y verme a mí mismo años después, sintiendo que la vida quedó en un pasaje de algún libro que nunca llegamos a leer. Pocas veces me acuerdo de él, raramente hable de él, lo nombre... y casi imposible que escriba sobre esto. Pero acá estoy, dando fe que en el momento de escribir estas palabras me veo llorar y es raro este sentimiento... porque no lo lloro, porque no estoy acostumbrado.

No sé de qué sirve largar toda esta angustia, depositarla en un borrador que mañana se olvidará. Alguna vez estuve enojado con una parte de él que hoy reconozco en mí y quizás mi autoestima esté relacionada directamente con ese dolor. Pero ni siquiera lo tengo claro, no puedo definirlo, es un vidrio empañado ese sentimiento. No logro darle forma. Siento que pierdo una parte que debería ser mía y que nunca lo fue.

Y para colmo es Domingo.
Domingo híbrido de siempre...
Palabras en el aire

Comentarios

  1. Me siento identificada en algunas partes del texto y más en la idea de esa angustia.
    A veces quisiera que la vida me diera otra oportunidad para demostrarle lo que lo quería, tal vez no era necesario, tal vez estaba implícito. Pero queda una sensación de vacio en el alma.
    y si el domingo es todo un tema!
    beso

    ResponderEliminar
  2. Me quedó un nudo en la garganta y (te lo cuento en secreto) se me cayó más de una lágrima.
    La verdad que desconozco la historia de tu vida, y no se por qué razón será que sentís así la relación que tenías con tu viejo.. Pero a veces, el alma necesita descansar, y sentirse en paz. No te niegues llorar, gritar y patalear si es lo que tus cicatrices necesitan... Aún a pesar del tiempo que haya pasado. Los duelos hay que hacerlos, siempre, para cerrar historias y quedar en paz con uno mismo. Que duela, que sangre... y cure.

    Saludos Ale, y un abrazo gigantezco!

    ResponderEliminar
  3. Tenés una atrapante manera de expresarte y escribir. Me gustó mucho.
    Con respecto al tema, de alguna manera te tenías que descargar, y la escritura siempre ayuda.

    Me encantó la entrada. Quiero seguirte pero la verdad, no encuentro dónde. Si podés decirme, me encantaría!

    Suerte!

    ResponderEliminar
  4. Recién ahora em doy cuenta completamente lo "valiente" que fuiste... no es la palabra, pero vos entenderás. A lo mejor por cumplirme el capricho de contarme, a lo mejor porque te snetiste un poco cómodo conmigo. Hoy te digo gracias por hablar este tema conmigo, aunque sea lo poquito que dijiste.
    Sobre encontrarte en tu viejo, em pasa... muchas veces dije que mi viejo no era mi viejo y que de él no tenía nada, después que había heredado solo lo malo, pero después.... me di cuenta de que tengo mucho de él, además de cosas malas, tengo la inteligencia, ese no se qué que me hace inetresante.. esas cosas.

    Relax Ale, a lo mejor ya es tiempo de soltar un poco todo, de llorar un poco, de dejar ir esa pared que construiste al rededor de este tema. Relax, que no estas solo, y que la gente que te quiere, que te sabe querer a pesar de todo, nunca te va a dejar. Más allá de lo que haya pasado, o lo que haya dejado de pasar, sos un tipo como pocos, poquísimos, y te tengo un cariño tan enorme, que casi lloro cuando leí esto, porque se como te estabas sitiendo.

    Tranquilo Alejo, tranquilo... (:
    vos sabés que no estas olo en esta lluvia, y hoy ya es lunes, y sh.. mañana será mejor.

    El más grande abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuando una a vivido una historia tan similar a la que cuentas, asusta....asusta pensar que no eres la única que ha pensado y ha sentido cosas que, a veces, pienso o deseo, no sentir..., pero que tampoco puedo ocultar..., aunque me niegue a hablar de ellas o casi nadie lo sepa...Quizá, en su momento, también pensé, que así era más fácil...., y quizá, así lo siga pensando, por eso, sigo así, sin hablarlo, guardandome las lágrimas, la rabia y la impotencia...porque hay cosas que no podemos cambiar, y tenemos que vivir con ellas.

    Pero también pienso, que todo eso me ha hecho la persona que hoy en día soy, y si después de todo, he conseguido llegar "sana y salva" a este momento de la historia...es que mereció le pena.

    Un gran abrazo! :)

    ResponderEliminar
  6. Ayyy qué triste, pero no te olvides que todos tenemos recuerdos de personas que ya no están y tratamos de afianzarnos un poquito más a la vida ¿no?

    Lo único que se me ocurre, es que tal vez, viendo algún capítulo de los Simpsons, se te pase algo de esa angustia...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Es como cuando vas caminando con el puño apretado.. y modiendo fuerte.. algo te indica que aflojes... q sueltes... no ganas mucho pero ya no duelen las manos de apretar....

    Pasa que prestamos mucha atención como son, para no parecernos y en eso de prestar tanta atención, nos terminanmos pareciendo.. amigate con la idea y todo al fina es más fácil...
    Saludos...

    ResponderEliminar
  8. Me identifiqué.
    Viví, vivo (y lo seguiré haciendo) algo muy-demasiado-parecido con varios (abuelo, tía, madrina, etc) importantísimos seres de mi (....¿vida?) familia que lamentablemente también partieron ha un par de años. (Lo has dicho, yo lo repito. IRÓNICO no recordarme el día, y tampoco estar segura del año en que esto sucedió)
    Ese VACÍO es irreparable quizás. Y es lo que más (me) duele.
    Saber que TALVEZ nada ni nadie podrá llegar a ser capaz de llenarlo.

    En fin... también dí un click en "Autorretrato".... leí y juro además haber S E N T I D O cada palabra escrita.

    "...una de las que me cuesta aceptar es desilusionarme con la gente. Notar qué interesadas en cosas superficiales, y fugaces que se vuelven las personas y cómo te abandonan cuando ya no te necesitan. Descubrí que quien te quiere, te acepta. Con tus rayes, con tus defectos, con tu neurosis."

    "Siento que estoy en un mundo paralelo al que se vive, y sentir eso me duele y me llena de impotencia. Pero no quiero adaptarme a este mundo, porque no me gusta lo que hay. No quiero que las calles se unan. Prefiero quedarme en el balcón observándolo y dejándolo pasar."

    "No me importa qué tan bien visto, pero me fijo en eso e instintivamente recuerdo que no soy ese jean, no soy esa camisa."

    "Y pedir perdón, y llorar, y ayudar, y pedir que te amen, necesitar a las personas, no alejarte de tu esencia. Todo lo demás es secundario, te juro que no sirve."

    Y se piantó más de un lagrimón...

    Admiro la forma en que escribís.
    No muchos lo consiguen, sabés.

    Bueh... te escribí una biblia más o menos, jajaja. Perdónnn

    Tené un lindo día...
    Buenas vibras. =)

    ResponderEliminar
  9. Si lo odio, es porque para llegar a eso, lo tuve que haber querido en algún momento (igual ni yo sé lo que siento, es una mezcla de todo). Simplemente GRACIAS x tu firma.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario