Estoy a punto de escribirte y me detengo. A un paso de darte la mano y me retracto. A un instante de hablarte y no lo hago. Porque no logro desterrar las palabras que aún no te han dedicado, ni detallar la mejor puesta de Sol o recitarte un poema en voz alta. Ni hacerte la mejor canción. Siento que es nada lo que tenga para decirte, que estás mas allá de eso. Y sin embargo solo quiero que sepas que te extraño, que te pienso, que no descanso si te siento nerviosa o con miedo.

Algo tan simple de entender y sentir que no debería volverme loco para hacértelo saber, y aún así me rebusco atardeceres y quiero que mis palabras sean las mejores que te hayan dicho alguna vez, las únicas. Pero te extraño, es tan simple como eso. Para qué rodar escenas, tejer historias, inventar finales. Te pienso cuando me despierto y no hay soneto que lo diga, tan solo te pienso cuando despierto. Sencillo, sin prosa, sin rima, pero con todo el sentimiento.

Vos durmiendo y soñando alguna cosa ni te das cuenta que alguien te tiene en su mente. Y del otro lado yo pensando en qué decirte al otro día, en cómo sorprenderte, porque me vuelvo adicto a tu sonrisa cuando logro descubrirla y provocarla. Y pienso que me voy a quedar sin palabras o gestos para convencerte de reír y me callo. Y es tan simple como decir que me gusta que te rías. Tan fácil como extender mis dos brazos y rodear tu pelo sin enumerar palabras.

La belleza en ocasiones colisiona con el ser humano, porque uno se queda impávido y absorto. Estúpidamente silenciado. Y al mismo tiempo perfectamente silenciado. Porque decir algo ensuciaría el aire que respirás, y sin embargo no decir nada deja mil cosas por nombrar para describirte, para despertarte, para hacerte tiritar.



Es tan simple y tan encantador que el idiota de carne y hueso que lo nota no logra abarcarlo. Mientras sonríe por tenerlo tan claro.
Palabras en el aire

Comentarios

  1. Esa sonrisa, la última de día, la sencilla, la del frente a frente, esa, es la que vale la perfección de mil palabras. La que abunda en lo simple pero necesario. cuesta entender que muchas veces menos es más.

    Un abrazo, siempre preciso en la letra.

    Alejo

    ResponderEliminar
  2. Siempre admiré esa capacidad que tienen los hombres de magnificar a la mujer, de hacerla perfecta en todas sus imperfecciones... las mujeres también podemos hacerlo, pero no nos sale tan bien, hay que aceptarlo.

    Parece una respuesta al "Y vos no decís nada", jajaja!. Creo que ya te dije que lo que importa de las palabras es de donde vienen, que sean sentidas, verdaderas, cuáles sean es lo de menos realmente. Así que nunca sientas que no tenés nada que decir, que tu aporte queda nulo al lado de los aportes de tantos otros, porque esos otros no han sabido quedarse, no hay sabido hablar con la verdad mirando a los ojos. Cada persona es un mundo Ale -y qué mundo- cada uno tiene algo diferente para dar.

    Generalmente las cosas más simples son las más complicadas de explicar. ¿Cómo hacer para describir el sol que se filtra entre las hojas y no arruinarlo, no minimizarlo?... a veces, como dijeron arriba, menos es más. Si algo es sincero no necesita adornos ni música de fondo -y de repente uno se da cuenta que si bien las películas son geniales, hay veces que la realidad es mejor, que poniendo los pies sobre la tierra las cosas salen de maravilla!-

    "Y es tan simple como decir que me gusta que te rías"... (:
    Al contrario del mundo, yo creo, que siempre es mucho más fácil hacer reír que llorar. Tranquilo!

    Muy lindo el texto, como siempre!
    Besos muchos

    ResponderEliminar
  3. Siempre admiré esa capacidad que tienen los hombres de magnificar a la mujer, de hacerla perfecta en todas sus imperfecciones... las mujeres también podemos hacerlo, pero no nos sale tan bien, hay que aceptarlo.

    Parece una respuesta al "Y vos no decís nada", jajaja!. Creo que ya te dije que lo que importa de las palabras es de donde vienen, que sean sentidas, verdaderas, cuáles sean es lo de menos realmente. Así que nunca sientas que no tenés nada que decir, que tu aporte queda nulo al lado de los aportes de tantos otros, porque esos otros no han sabido quedarse, no hay sabido hablar con la verdad mirando a los ojos. Cada persona es un mundo Ale -y qué mundo- cada uno tiene algo diferente para dar.

    Generalmente las cosas más simples son las más complicadas de explicar. ¿Cómo hacer para describir el sol que se filtra entre las hojas y no arruinarlo, no minimizarlo?... a veces, como dijeron arriba, menos es más. Si algo es sincero no necesita adornos ni música de fondo -y de repente uno se da cuenta que si bien las películas son geniales, hay veces que la realidad es mejor, que poniendo los pies sobre la tierra las cosas salen de maravilla!-

    "Y es tan simple como decir que me gusta que te rías"... (:
    Al contrario del mundo, yo creo, que siempre es mucho más fácil hacer reír que llorar. Tranquilo!

    Muy lindo el texto, como siempre!
    Besos muchos

    ResponderEliminar
  4. Hermoso.

    Las palabras más sencillas son las que llegan mejor al corazón.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Me encantó tu texto, maravilloso.

    Un beso =)

    ResponderEliminar
  6. Y es que, todos volvemos al punto de origen.
    Sólo cuando tenemos/creemos, algo para decir.

    ResponderEliminar
  7. Algún día sabrás la infinidad de cosas que provocás a quien te lee. No es necesario prestarte atención alguna, es impresionante cómo lográs cautivarme con cada línea.

    Y me hubiera gustado decirlo de manera más sencilla.

    ResponderEliminar
  8. Que lindo poder ser la esponja que absorba tu agüita :)

    ResponderEliminar
  9. Genio Ale, mejor imposible !!!

    ResponderEliminar
  10. Maravilloso, y me encantó tambien (debo confesar) el comentario de Nata..
    Increíble ese amor que sentís, esa pasión, y que lo hagas simple y directo, lo hace tanto más sentido y sincero...
    Espectacular Ismaeliano! :)

    Saludoss!

    ResponderEliminar
  11. Pero es tan simple... que se hace difícil.
    Espectacular!

    ResponderEliminar
  12. "Te pienso cuando me despierto y no hay soneto que lo diga, tan solo te pienso cuando despierto" cuanto entendimiento compartido cuanto!!! es tan simple y honesto lo que expresás porque en la realidad real siempre lo simple se vuelve tan complejo. Porqué!! Hermoso relato!!

    ResponderEliminar
  13. Mejor, hace de cuenta que no pregunté nada jajaj. Porque ahora estuve husmeando un poco más tu blog y me di cuenta que no, que nada que ver es tu música (quede como una ignorante, pero pregunté sin antes haber visto bien)
    Bueno, muy lindo lo que escribis.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  14. Me quedaron dudas si llegaría a ser tan simple y si la sonrisa tiene algo de claridad.
    Pero suena tan hermoso, tan profundo, que seguramente el otro nunca lo comprenda por más que se describa y tome forma. Creo que ahí es donde aparece la cuestión de no saber si comunicarlo.
    Difícil saber si el valor que se le da, el otro le de la misma importancia.
    Pero disfruto de que surja cualquier sentimiento como sea, donde sea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Recién te descubro y descubro que nunca es tan necesario decir lo que pensamos, como el hecho de pensarlo.

    Los silencios o los monólogos están en nosotros para desnudar nuestros sentimientos. Y no se pueden compartir, a lo sumo, y me maravillo, puedo leer estás bellísimas palabras dirigidas a quien sabe.

    Te sigo y para eso te agrego al costadito derecho de mi blog, así no pierdo el rumbo hacia tus letras.

    Te beso y gracias por pasar por mi blog...

    ResponderEliminar
  16. No, esta genial. Lo escribiste vos?

    ResponderEliminar
  17. que lindo l oque escribiste..
    el primer parrafo se me hace muy similar a algo que escribi hace uno o dos años...
    muy lindo
    suerte..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario