» Es impresionante observarte.

» Si a ti te parece eso, imagínate a mí.
Olvida eso,
tú no quieres que me ponga a alabar tu belleza.

» No digas tonterías.
Cuéntame cada detalle.

» De acuerdo.
Deberían ponerle tu nombre a una especie.
No basta con mirarte.
Sólo tiene sentido contemplarte.
Y sin pestañear, para no perderse nada.
Y con todo eso, sigues siendo tú.
Perdóname.
Es que eres tan hermosa
que hasta dudo de mirarte otra vez
antes de que termine de decirte esto.
Palabras en el aire

Comentarios