Y para que termine de ser un Domingo pa'l olvido, me entero que fallece Mario Benedetti.

No soy un gran lector, pero él fue uno de los que todo lo que leí me gustó, me identifiqué y de alguna forma siempre tuve un aprecio grande hacia su persona. Suele pasar que uno crea una especie de amistad con algunos personajes, aún sin haber cruzado dos palabras. Supongo que es como la música, que habla tanto de nuestra vida que es imposible separarse de eso y no tomarlo como propio.

Imposible despedirlo sin sus palabras, asi que me quedo con este recuerdo, algo que escuché de él en el secundario, en una materia donde había que elegir una poesía y leerla en clase. Un compañero tomó esa consigna y la elevó un poco más, memorizando la poesía y recitándola en voz alta para todos. Quedé tan encantado que tuve que saber de quien era y desde entonces comenzó con Benedetti esta relación tan especial.

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.

Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.

Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos

no haya telón
ni abismos.

Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple.

Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.
Palabras en el aire