Otro fin de semana más que se acumula en el rincón, agazapado como yo. Otro fin de semana en el que la noche hermosa se vuelve angustiante porque no encuentro a quien regalársela. Perpetuando recuerdo tras recuerdo, mi vida se concentra en eso. En recordar momentos felices que ya no están, en quedarme añorando una esperanza de volver a tenerlos que se extingue en el mismo segundo en que lo pienso.

Las ganas y alegrías con las que trato de llevar la semana se me ríen en la cara cuando el Sol se pone. Porque es ahí donde el silencio me rodea y termino viendo la realidad de mi vida, la soledad que se estaciona en mi vereda. Y yo me estanco ahí, aceptando que hace tiempo me rendí y que aunque cada tanto intento volver a creer ni yo me creo que sea así.

Me pasa siempre, y me encuentro siempre diciendo esto. Que me pasa siempre. Que me miento a mí mismo diciéndome que estoy bien, para luego una noche cualquiera terminar llorando desconsoladamente porque estoy mal desde hace mucho tiempo. Y siguen pasando los años, y sigue pasandose la vida que ya no la siento mía, porque soy puramente testigo de ella. Hace tiempo que dejé de hacer cosas por mi, hace tiempo que dejé de ser quien siempre fui.

Pero ahora ni siquiera tengo las ganas de hacer cosas por alguien más, algo que siempre me sirvió cuando sentía esta ausencia de mi mismo. No estaba feliz yo pero estaba feliz por poder sacarle una sonrisa a alguien, ayudar a una persona en algo, acompañarla. Ya ni eso pasa. Me encuentro con amigos y me veo cabisbajo, callado, serio. En mi propio mundo. Algo que nunca pasaba. Yo podía estar mal y aun así estaba contento de saber de las cosas de alguien a quien quería, de saber que le estaba yendo bien en su vida o qué se yo.

Hoy ni de eso me alimento ya. No tengo ganas de nada, aunque esconda esa falta de ganas pensando en que sí las tengo. Y me dura el espejismo un tiempito, ¿pero para qué? si ni siquiera me sirve esa ilusión para ponerme de pie y arrancar. No se en dónde anclarme ahora, de qué sostenerme para salir adelante. Y aunque soy consciente de la gente que me quiere y que haría lo que yo le pidiese, no se trata de eso. Se trata de que no tengo ganas de pedirle a nadie nada, de refugiarme en nadie.

Y no sé, empiezo a escribir esto que siento y me doy cuenta que para el lado que mire no hay respuesta posible. Porque no me banco a mi, no me banco al otro, no me banco a nadie. Ni quiero estar acompañado ni quiero estar solo. Estoy fastidiado, fastidiado de mi. Harto de sentirme triste y vacío. Harto de no hacer nada para cambiarlo. Harto de no querer que nadie haga nada para cambiarlo. Es como querer desaparecer del mundo y al mismo tiempo quedarme, logrando solamente angustiarme.

Y así sigue pasando el tiempo. Y me pregunto si no va a ser demasiado tarde el día que me despierte y quiera reaccionar. Me pregunto si no es tarde ya.

Palabras en el aire

Comentarios

  1. qué decirte si hoy te leo y me leo en tus palabras? Vales la pena? El tiempo lo cura todo? Son etapas? "sos una masa"? (?).

    La soledad, a diferencia del video que posteaste (de Arjona, no podes btw, tenia que decirlo), para mí es ese momento que describís vos, en el cual te sentís solo aún estando acompañado por gente que sabés que te quiere, pero no alcanza...

    Yo siempre sostengo que estar bien y solo no es exactamente estar solo, sino que te tenés a vos mismo de compañía. Pero qué pasa cuando eso no alcanza? De dónde sacas fuerzas para levantarte a vos mismo cuando sufris de falta de fuerzas?

    Ahora: tarde? no. No existe tarde o temprano en la vida, existe el pasado el presente y el futuro. Uno ya está escrito, y los otros dos tienen una relación de dependencia notable.

    Todos somos producto de lo que fuimos antes y mañana seremos producto de lo que decidamos hoy. Y es una responsabilidad de la puta madre (perdon), pero también es un gran poder, que está ahí para que lo tomemos.

    Vamos que podemos!

    Un abrazo grande como este comment (?)

    ResponderEliminar
  2. Escribir canaliza las mreas de la emoción, no olvides nunca. Besos.

    ResponderEliminar
  3. No te dejes seducir por su canto de sirena, vos no...no lo mereces..no te rindas
    Tarde no es...
    y los años no me lo permiten...pero nose si realmente se es tarde en algun momento...
    lo jodido es q vos solo tenes q asumir el coraje q significa mirar a la vida a la cara...

    ResponderEliminar
  4. Todas las etapas son necesarias en la vida para poder luego adquirir experiencia.

    No te asustes, estas cabizbajo, triste, solo? Tolerancia. Eso luego te servirá.

    Creeme que te servirá.

    Y nunca e starde, mientras se lo haga.

    Nico.

    ResponderEliminar
  5. A mi, escribir me deshaoga. Ahora, no estoy pasando un buen momento, por lo que gracias a eso estoy escribiendo al rededor de 4 poesías por semana...


    Saludos ALe!



    ChaPa ((( 22 )))

    ResponderEliminar
  6. ¡No sabes cuánto te entiendo!Cuando se van las ganas, cuando las fuerzas se han ido de viaje, cuando estás tan decaído que ni siquiera la felicidad de los más cercanos te alivia un poco...te sientes mal, por ti y porque encima te sientes una mierda por no poder alegrarte por ellos, crees que ya está todo perdido, que quieres cambiar y luchar por ti y porque cambien las cosas, pero no haces nada y te quedas parado, lamentando, sin saber qué decir y qué hacer...y pasa el tiempo y te ves solo y sigue pasando el tiempo...y te angustias...y piensas que has perdido de nuevo...que ya es tarde...

    Te entiendo Ale, por mucho que cueste verlo, tenemos que pensar que no es tarde si somos conscientes y que siempre hay que continuar...recueda: "que tu sonrisa te acompañe siempre". Mil besos!

    ResponderEliminar
  7. Amigo, a todos nos ha pasado, una y mil veces. Me parte el corazón cuando la gente que quiero está mal, y sabés que ya te quiero.
    Por eso no puedo firmar esta entrada como si fuese una más y seguir como si nada.
    Sé lo que sentís, esa asfixia del mundo, de vos, de todos.
    Pero esa soledad que nos aplasta a veces y disfrutamos otras, es la que al final de cuentas nos hace descubrir que estar vivos vale la pena. ¿Y sabés por qué? Porque es con ella con quien te das cuenta de que ella no es suficiente, de que no sirve para siempre, de que en algún momento eso se va a terminar.
    Se va a terminar, y a eso te lo prometo, y vas a volver a sonreir con ganas y a retarme por cualquier cosa.

    Perdón por no preguntarte anoche ni cómo estabas... se me pasó por la emoción.
    Tengo ganas de hablar con vos desde hace mucho, y ahora también, de hacerte sonreir de nuevo con un estupidísimo "¡tinin!" o con lo que sea.

    Y acordate de que hoy, es siempre todavía.

    Besos gigantes

    ResponderEliminar
  8. Sabias palabras las del vídeo. Me quedo con estas: "Es un suplicio ingenioso de la naturaleza que hace que nos encontremos con nosotros mismos, para poder valorar a los demás. ES UN ESPEJO QUE NO MIENTE."

    Hace años que dije: "La única persona que va a acompañarme hasta al día de mi muerte, soy yo. Por eso me hice mi mejor amiga, y fué ella quien me ayudó a conseguirlo; La Soledad". Y entonces, en ese momento en el que tú y tú mismo por fín sois amigos, el camino empieza a ser más fácil, más bonito e intenso, o por lo menos más sincero. Y puedes dar y recibir allá donde estés y con quien estés.

    Lo único que ocurre es que en ocasiones tú mismo te juegas malas pasadas. Y el Reconciliarte o no, sigue estando en tus manos.

    ResponderEliminar
  9. Yo estuve dos años así. Sentía que no me interesaba nada, ni nadie. Que no importaba lo que la gente que me quería me dijera porque la realidad es que yo no quería saber nada con nada. Con el tiempo, encontré alguna forma de salir adelante, de ver las cosas buenas de esta vida.

    Hay que aferrarse a los que nos quieren, apoyarnos en ellos y en nosotros mismos. Tener la fuerza suficiente para salir adelante, aún cuando pensamos que no tiene sentido.

    Besos, y espero que pase pronto.

    ResponderEliminar
  10. Ale, de verdad me siento mal. Llevo un rato pensando, ¿qué decirte?
    Pero como escribiste no hay repuesta posible, porque solo la conoces tú, solo tú puedes hacerla posible.
    Así que te digo... Búscala, lucha por ella y no te rindas. Pero lucha y no te rindas, sal de dónde quiera que allas caído, hazlo por ti, hazlo por todos.
    Un grande abrazo. Lucha!

    ResponderEliminar
  11. PD hayas*

    Por favor, salta alsiguiente escalón.

    ResponderEliminar
  12. Iba a comentar sobre el post, pero pasó algo genial:


    SOY EL VISITANTE 3000!!!



    ¿Qué gané?



    ChaPa ((( 22 )))

    ResponderEliminar

Publicar un comentario