Se quiebra mi cintura sobre la falda de tu vientre en un rasguido de seis cuerdas que parecen solo una. Tu aliento se deshace entre el suspiro que dejas caer en mis oídos y tus manos buscan la razón de tu cuerpo rozando el mío. Mi caótico ahogo quema las sábanas, dejando entre nosotros un huracán de olvido. Olvidando quienes somos porque ya somos uno, enredados en delirios. Tu espalda me dibuja el aterrizaje, mis sentidos se encadenan a tu mando y no encontramos el mapa donde nos perdimos. Que bueno no saber hacia dónde vamos, que bueno retenerte en ese gemido. Denoté una gota recorriendo tu figura, como lágrima de sal con sabor a miel, con pasión envuelta en calma, con calor acobachado entre tus piernas. No pude más que entregarte mi ser, mi levedad envuelta en desasosiego, mi locura desenmarañada entre tu pelo, mis ahogos exclamando libertad. Una libertad que no es tan clara, porque me tenés atrapado acá sin querer salir. Exigís mi respuesta, esperás mi consuelo. ¿Habrá consuelo para tanto amor? ¿podré llenar ese hueco de ansiedad?, y envuelto en mil preguntas derramo mi sed sobre tu necesidad, mi necesidad sobre tu sed. Que perfecto es retenerte en este cuarto gritando libertad. Que impactante decir 'te amo' sin decir palabra. Luego todo pasa. Es calma, caricias y explosión, es perderte y encontrarte bajo cada sudor. Es detener el tiempo en este éxtasis de sensaciónes, volviendo eterno un momento de fisura extrema. Sostienes con tus besos mi verdad inquebrantable, me dejás en exceso tu equipaje de quimera, me impregno tu piel como un tatuaje y no emito sonido: demasiado silencio perfecto como para arruinarlo. Nuestras miradas se buscan y se hablan calladas, nuestras manos se enlazan para siempre y nuestros cuerpos sanan las cicatrices que esta noche nos dejó. Que imborrable es tu presencia en lo prohibido de este cuerpo, que milagro carecer de miedos a tu lado. El tiempo sigue inalterable, y te dormís cual musa descansando en mi lecho. Recorro tu cuerpo con mi mirada, atando mi ansiedad a desgustarte. Que pecado despertarte y alterar toda esa calma, que pecado maravilloso el haberte arrancado toda ingenuidad. Tu aliento se desprende levemente, y lo respiro tan profundo que me ahogo en él. Ahogándome con vos, soñando tu sueño, hablando a tu oído. Será la noche eterna como nunca, serán tus risas resonando en mis neuronas, será la furia después de la calma, será la paz después del huracán. Si alguna vez te pierdo, llevame con vos en el recuerdo, porque este sueño que acabo de vivir se irá para siempre dentro mío y no habrá alfiler que rompa este globo, ni exceso que calme este éxtasis.
Palabras en el aire

Comentarios

  1. una romantica descripcion de un romantico momento..
    se hace perfecto cuando uno logra imaginarlo

    ResponderEliminar
  2. La combinación entre una prosa tan erotica como la tuya y la esa música tan sexy (desconozco su compositor) hace que el relato sea muy real...
    Quue lindo ser uno... hacer de dos personas un solo cuerpo. Y que lindo poder describirlo tan bien.

    Saludos..

    Pd: sólo espero que ella lo haya leído...

    ResponderEliminar
  3. "Si alguna vez te pierdo, llevame con vos en el recuerdo". Cuando sentimos que perdemos a alguien...el recuerdo...¿es consuelo? Ya no lo sé..Soñar es una de las pocas cosas seguras que tenemos, soñar y que un día se cumpla...Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hay momentos que merece la pena plasmar en magníficas palabras como esas.
    Afortunado el que las plasmó
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Me hizo recordar la canción que nos gusta a ambos:

    "anda
    pídeme que viole las leyes que te encarnan
    que no quede intacto ni un poro en la batalla"

    Una vez más me dejaste sin palabras.
    Besos, Ale

    ResponderEliminar
  6. estas palabras deben ser sólo una aproximación a lo que fue realmente, verdad Ale?

    Ojala que si y dichoso hayas sido.

    ResponderEliminar
  7. sos...de lo que no hay...
    flaco un gran abrazo Ale

    ResponderEliminar
  8. "Si alguna vez te pierdo, llevame con vos en el recuerdo"

    Estoy buscando las palabras que
    sepan describir esto, lo que sentí...

    Besos, Caro!

    ResponderEliminar
  9. buenísimo!!!
    recomiéndote Anaïs Nin
    lo de los Stone Temple Pilots que me pasaste está de diez!
    ando con mucho laburo, por eso no pase antes. :(
    besos!!

    ResponderEliminar
  10. Me voy a quedar con la sensación que me dejo este texto y la dejo bien a mano, para cuando me sienta sola :)

    ResponderEliminar
  11. Brillante. Casi senté que estaba ahí

    ResponderEliminar
  12. Ale, cuantas veces he querido describir estos momentos con palabras y me fué imposible. Hoy lo he leído y es todo lo que quería decir en esos momentos.
    Es hermoso, real, vibrante, GENIAL!!
    Hace 15 años que amo a una persona y todavía en esos momentos es así como lo describes...
    Que continue mucho mucho tiempo, te lo mereces!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Se dio vuelta y me dijo:

    "No te cambiaría por nada"...

    ResponderEliminar