¿Tendré que dejar de pensar en vos? Porque me es imposible no sentir cosas al hacerlo, y tengo que sentarme y escribirte, nombrarte, retratarte en mi cabeza una y otra vez de mil formas tratando de encontrarte. Te me aparecés en la parada del colectivo, en el espejo del baño, en la publicidad de la tele. Te me escurrís bajo la planta de los pies y te encuentro en las agujas del reloj, en el agua que cae sobre las plantas, en el granizo que atiborró de golpes el techo de mi casa.

¿Tendré que dejar de sentirte? Porque las personas me hablan del clima y yo sonrío como si fuera una buena noticia, porque mi perra se olvida de hacer sus necesidades afuera y mientras baldeo el garage de casa canto contento, porque escucho en la radio la historia de amor de dos personas y me imagino un día llamando y contando la nuestra.

¿La nuestra? ¿Acaso hay alguna? No me interesa la respuesta a esa pregunta, tan solo dejame nombrarte, pensarte, sentirte, leerte, imaginarte. ¿Qué más hace falta para sonreír? Solo un beso consumaría esta maravilla de saberte viva y cada minuto que pasa me siento más cerca de seguir ese impulso que me pide a gritos que actúe. Que te diga que estoy acá, a tu entera disposición.

¿Tendré que dejar de soñarte? Cómo hacerlo si en este momento estoy dentro de ese sueño que no calla aunque la desesperanza a veces quiera apagarlo. Mientras siga descifrando tus detalles, costumbres, gustos, deseos, miedos, inseguridades... no habrá nadie que me arranque de las manos tu semblanza. Así como nadie podrá hacerme creer que no sos mía aunque otros brazos te crean suyos.

¿Serás mía? Si. Claro que si. Si a todas partes donde voy estás conmigo, y te hablo aunque me ignores y te siento aun sin que sientas mis latidos y te beso aunque no sienta tus labios sobre los míos. Estás acá, y por eso no estás allá donde crees estar. No estás sentada mirando la televisión, no estás bailando al compás de aquella canción, no estás dándole el alma a quien reciba tus caricias.

Estás en este instante a mi lado, mientras crees estar durmiendo entrada la noche. Es tan solo tu cuerpo recostado sobre la cama para mañana despertarlo a seguir con su rutina. Pero tu risa, tu magia, tu sudor, el aroma de tu pelo, la suavidad de tu cuello, la tibieza de tus manos... todo eso está conmigo, para llevármelo a todos lados. Para acordarme de que existís y que por eso existo.

Y que no te sorprenda si el mundo se queda sin poetas, porque les habré robado su musa para llevármela conmigo a donde quiera. Al final del mundo, al borde de aquella estrella, al centro del arcoiris. A mis brazos. A tu cuerpo complementando el mío. A tu boca desenmarañando mis latidos. A mis manos desabrochando tu corazón tibio.

Te ofrezco mi vida, mi tarde, mi noche. Todas las estaciones del año, todos los besos sin reproches. El pentagrama de tus cuerdas y la melodía más dulce. ¿Qué no te ofrecería? Si lo que tengo es lo que me diste, si lo que quiero es lo que vos hiciste. Aparecer en el momento exacto con la dulzura más pura, escondida en rastros de frialdad. No hay frialdad en tus silencios, sino más evidente aún... todo un mundo de tierna humanidad. Esperando que alguien sea capaz de verlo.

Vení, dame tu mano y que el miedo tenga vergüenza de haber nacido. Porque ya no habrá silencios que acallen este perfecto milagro de saberme tuyo, aún sin habérmelo pedido. Aún sin habértelo ofrecido.
Palabras en el aire

Comentarios

  1. Increíble musa has encontrado, Ale.
    Lo que escribiste es hermoso como todo lo que sale de tu corazón. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Tengo un regalo para ti en mi espacio. Pasa a buscarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. lo siento, realmente te imagino drogado de felicidad...

    y que el miedo tenga vergüenza de haber nacido... increible

    ResponderEliminar
  4. Debe ser especial alguien que despierte un sentimiento tan profundo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Saludos y felicitaciones por el post. Realmente una expresión de un inspirado.

    ResponderEliminar
  6. Si ella no viene luego de leer estas palabras es porque es muy ciega.

    Que maravilla lo que sentis y encima tenes la capacidad de poder moldearlo en palabras.

    Me encanto.

    ResponderEliminar
  7. Tus palabras están cargadas de dulzura, en cada firulete las letras dibujan el amor, en los espacios en blanco también se habla de felicidad.
    Pienso que el alma es infinita, que es maravillosa, que no tiene tiempo, tampoco tiene espacio.
    Que puede traspasar el cuerpo, y estar donde haya amor.
    Que las distancias se pueden hacer cortas, que solo hay que sentir.

    También pensé en una canción de Drexler que dice:
    Tan poco tuyo que ahora soy yo
    y nunca fui
    tan de nadie…

    Un abrazo ale!

    ResponderEliminar
  8. "Y que no te sorprenda si el mundo se queda sin poetas, porque les habré robado su musa para llevármela conmigo a donde quiera."

    No existe situación más hermosa que la del juego eterno de los poetas persiguiendo a sus musas. A sol y sombra, a través de los laberintos de la vida... día tras día, segundo tras segundo, las persiguen, las buscan, tratan de alcanzarlas, de sacarles tan solo un susurro, que para ellos es el mundo y mucho más...

    ResponderEliminar
  9. Me gusta tu sensibilidad, tu forma de ver las cosas, de sentirlas. Me gustaría que mi chico me dijera palabras como estas... o las escribiera. Me gusta mucho tu estilo, de verdad.
    Este post, buenísimo. Me hizo acordar a mi canción favorita de Arjona: Realmente no estoy tan solo: "realmente no estoy tan solo, quién te dijo que te fuiste, si aún te encuentro cocinando algún recuerdo en la cocina, o en la sombra que dibuja la cortina... realmente no estoy tan sólo quién te dijo que te fuiste, si cargaste con el cuerpo, pero no con el recuerdo, y el recuerdo está conmigo, y tu sigues aquí, sin ti, conmigo, quién está contigo si ni siquiera estás tú" y en otra parte dice "uno no está donde el cuerpo, sino donde más lo extrañan, y aquí se te extraña tanto"...Digan lo que digan de él, a mí me siguen fascinando sus letras. Las melodías me gustan más las viejas... pero las letras son buenísimas!
    Bueno, te dejo saludos, que andes muy bien!

    ResponderEliminar
  10. Yo me juego hasta donde puedo, cuando al otro no le interesa nada de nada, me borro. Estare llorando una semana, pero se me pasa porque se que di todo de mi parte.

    Para escribir lo que escribiste estaras muy muy muy enamorado... ¿De alguien no correspondido?.
    Ah! me gusta muuucho la cancion de Seru Giran.

    (Aunque te enojes con mi blog segui pasando Ale, sos bienvenido, jajaja)

    Besoss

    ResponderEliminar
  11. Ale, he venido a agradecerte tus palabras por el premio.
    Y además quería decirte que si alguna vez tienes ganas de moverte desde las emociones (corporalmente digo) no dudes en pasarte por mis clases. Dices que eres Argentino, pero no se de donde. Mis clases no solo son para mujeres, es más se enriquecen mucho cuando hay hombres, ya que manejan una energía diferente.
    Gracias de nuevo por tus hermosas palabras.
    BEsos

    ResponderEliminar
  12. Amor incondicional, sin duda.
    Gracias por visitarme y traerme hasta aquí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Sos de lo q no hay, no dejes de escribir...
    Como me hubiera gustado aprender a leer...con esas palabras...porq no existiran versos asi para practicar en voz alta...

    ResponderEliminar
  14. Espero que ella siga estando a tu lado de la forma que más deseas, y si no es así, no sabe lo que se pierde...:) Un beso!!

    ResponderEliminar
  15. Ahi esta, la via pasar hace unos dias, con una sonrisa brillante y sonrojada. Me dijo: "mientras duermo, se que me acaricia, me mira, me descubre, no puedo verlo pero su simple existencia me hace feliz"
    Y siguio caminando, con los ojos atentos y caminando en las nubes esperando encontrarte a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar
  16. Llegará el día que sorprendidos crucéis vuestras miradas, entonces... "tu boca desenmarañará sus latidos y tus manos desabrochará su corazón tibio".

    Cuánta magia en tus palabras.

    Eres especial... no dejes nunca que tu musa te abandone, esa que deja en tí tanta belleza hecha palabras.

    Besos desde la otra orilla.

    ResponderEliminar
  17. "si uno no está donde el cuerpo
    sino donde más lo extrañan
    y aquí se te extraña tanto

    tú sigues aquí
    sin tí
    conmigo
    quién está contigo
    si ni siquiera estás tú"

    No voy a volver a decirte que dejes de escribir por un rato y vallas a buscarla; y sabés por qué? porque cuando tenés tantas cosas adentro, en algún momento, terminan por salir afuera... y en ese momento, vas a ver que, cualquiera sea la reccioón que provoque, era lo mejor... y vas a ser feliz. Te lo prometo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario