Hoy estarás despierta, contemplando la madrugada. Deseando que alguien te arranque un suspiro con un beso y desafiando al porvenir, pidiendo a gritos sin que nadie te escuche una oportunidad. Y yo te estaré pensando como todos los días, deseando que estés contenta con las cosas que te rodean. Vos sin saber que te pienso tal vez me insultes por dentro o ni siquiera me recuerdes. E imaginando que lo hacés esperaré tu llamado, tu mail, tus palabras. Pero será tan solo un deseo.

Quién sabe si no estás aferrada a la cintura de alguien mientras yo estoy aferrado a tu recuerdo. Quién pudiera contarme sobre tus días, lejanos para mi entendimiento, fugaces para mi presente. Y en esta tarde que se vuelve fría en las sombras te pienso, te escribo y te extraño. Sin esperar que vos me extrañes, pero deseando que lo hagas.

Pensé en romper con este silencio maldito y gritarte que te quiero conocer más, pero luego la desesperanza gritó mas fuerte y me callé. Otra vez. Este impulso que me brota cuando pienso en tu nombre me despierta los sentimientos que creí muertos, y todavía no logro entender cómo fue que sucedió. Cómo fue que te convertiste en algo importante, y que si no sé de vos por unas horas me desespero por encontrarte.

Es latente este sentimiento que se me escapa de las manos, es imposible acallarlo. Pero lo sigo haciendo. Porque de alguna manera no quiero perder este contacto, distante pero cercano. De alguna forma no quiero que te olvides de mi. Aunque tal vez ya me olvidaste, aunque probablemente seguiste con tus cosas, con tus apuros, con tus obligaciones. Con otros hombres despistándote en la madrugada.

No importa. Porque lo que yo siento se mantiene y no pienso acallarlo. Y seguiré gritándolo, aunque sea en silencio, mientras lo siga sintiendo. Es una de las pocas cosas reales que me sacan alguna que otra sonrisa, y no puedo más que recordarla. Recordándote.

Ojalá estés sonríendo, regalándole a los demás lo que sin saberlo me regalaste a mi. Es mucho para empezar un día, es poco para todo lo que abarcás.
Palabras en el aire

Comentarios

  1. Me encanta la auto honestidad, la fidelidad y tu reconocimiento, aún luego, de haberla perdido.

    esos se llama: SER HOMBRE.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. y tal vez..sólo tal vez..también se acuerde de vos..

    ResponderEliminar
  3. Es increible pensar en la cantidad de mundos que estallan en mil colores, en la mirada de algún despistado que se deslumbró con una simple y sincera sonriza.

    Mientras estas lágrimas se secan,
    otras húmedas esperan en la puerta.
    Mientras esta sonriza se desvela,
    quizas otra la busque escondida entre los juegos de mi plaza.
    Mientras mis ojos cuentan estrellas,
    otros distraidos se pasean por las calles del barrio vecino.

    Esta brisa que juega con el tiempo,
    practica desencuentros mientras espera la llegada del huracán de sentimientos.

    Hermosas letras niño...
    Un abrazo grande Ale, para ese corazón inmenso y enamorado :)

    ResponderEliminar
  4. quizas este pensando lo mismo y ella tambien lo grita en silencio

    ResponderEliminar
  5. este grito inmerso en carcajadas de risa ajenas se oye hasta acá.. dame la mano, conozco un lugar dónde el eco de sonido dice mil formas un te quiero..

    quiza la encuentres a ella despintada en el sofá.. quizá sí. es la brisa del aire que nos incita a gritar..
    siento que tus textos hacen cada vez más conocer un corazón que no se cansa de gritar. y esta bueno.. lo unico: hay que tratar de que no caer en la afonía.

    besos tiernos

    ResponderEliminar
  6. Si te fijas en la primera entrada de mi blog te daras cuenta lo que hacia esa mujer en mi, sin embargo las cosas se dieron muy distinto, ella volvio desde españa, todavia no habia tenido la oportunidad de estar con ella, quizas algun dia escriba la historia, y para pascuas vino a visitarme (ella es de mardel), yo estaba que me salia de mi mismo de la alegria.. Intente durante varios dias entablar la conversacion que habia quedado pendiente, pero ella me dijo que estaba con alguien en mardel, que la perdonara que ya no sentia lo mismo que tiempo atras me decia.. Yo que habia abierto mi corazon de par en par y le habia dicho mirandola a los ojos todo lo que sentia por ella, me pidio perdon, se que hoy en dia se siente arrepentida de lo que hizo, pero no puedo perdonarla, no me sobre estimo, pero se que valgo mucho mas que eso, que no puede jugar de la manera que jugo, y me costo, aunq muy adentro todavia quiera quererla, debo decir hoy que por mas uqe vuelva alguna vez de rodillas, mi respuesta va a ser no.. Posiblemente pierda al amor de mi vida, como lo senti en aquel momento, pero no importa, lo que mas me importa hoy es estar bien yo, me canse de pensar en su bienestar. Y creo que es lo mejor, aprender de las caidas, y levantarse aun mas fuerte, el primer paso es, empezar a no querer quererla, a entender el daño que hizo..
    No se si ayuda o no lo que te diga, pero debo decirte que a mi me ayudo mucho empezar a no querer quererla, me cerraba, y por mas que dijera que queria olvidarla, por dentro sabia que anhelaba el dia en que las cosas se solucionaran (con ella dentro de mi solucion), hoy la solucion la plantie con ella totalmente afuera..
    Pasa, solo hay que querer que pase.. Mucha suerte, y muchas gracias por pasarte por mi blog, de alguna manera quiero que sea leido lo que escribo..

    ResponderEliminar
  7. Tus palabras se estan volviendo una necesidad, leerte se esta volviendo un letargo en el tiempo, algo q me atrapa y me desconecta por unos instantes de la realidad
    Será porq creo q los escribis desde el corazon..desde el dia a dia...desde los sentimientos q cada madrugada te desbordan...nose...puede ser...
    lo q se es q cada vez se me hacen mas cortos...y los leo despacio...para q duren mas
    un abrazo
    segui asi

    ResponderEliminar
  8. Te extrañé Ale!. Este raro silencio que impusiste, lo sentí cono si te hubieses escondido acurrucado en un rincón. Por suerte estás de vuelta. Y tan presente como siempre. Besos!

    ResponderEliminar