La de historias que nacen y mueren en ese momento y que nunca nos damos por enterados, pensando en tal vez llegar a horario al trabajo, en las cuentas por pagar, en el programa de la tele que olvidamos grabar, en todas esas cosas que nos rodean pero que nunca nos satisfacen. Y del otro lado de la ventanilla del colectivo tal vez una mirada te atraviesa el insomnio, y por pura distracción ese instante se vuelve nada en el tiempo. Dejamos pasar el día y nos preguntamos por qué el amor no da señales de vida.

Ella también pensando lo mismo, imaginando que por mi cabeza pasara otra persona, otra preocupación. Y era la misma, la misma pesadilla que la despierta y que no me deja dormir a mi. Pero ninguno de los dos lo sabe, porque nadie ha dicho nada, porque nadie se animó a ser rechazado. Porque le decimos adiós a las cosas que nunca le dijimos hola.

Otra historia más en la basura, otra distracción de las personas.
Una noche más donde dos soledades se buscan sin saberlo.

Palabras en el aire

Comentarios

  1. Wao! Necesitaba leer esto justo en este momento.

    Gracias :)

    ResponderEliminar
  2. uffffff me siento tan identificada...
    Saludos1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario