"Te extraño y me extraño siendo feliz", se me escapa una lágrima, porque se que son sentimientos reales. No hay derecho Ale, como decía una canción: "No olvides mi derecho a ser feliz".
Igual, si me permitís que te diga lo que yo leí, realmente eras vos puro y en plenitud, sin el "diablito y el angel" en el final. Con los "te extraño"... es que sabes... al principio del relato hablabas de una resignación que a mitad se debilitó y otra vez nacía el Ale de la semana pasada; al que le brillan los ojos, al que no se rinde, al que todavía no quiere escribirnos la realidad. Porque no la quiere ver, y está buenisimo eso...

A pesar de que hace mucho tiempo que están bloqueados los comentarios, hay algunas cosas que me han escrito que me siguen dando fuerzas. Gracias María por aquella vez, como tantas otras personas que me regalaron su tiempo y sinceridad. Gracias.
Palabras en el aire

Comentarios