Entre tanto silencio, una voz. Caricia que desprende la madrugada en su canto. Se decanta el abismo que envuelve tus locuras, y mi razón no entiende más. Es entonces que sonríes repentina, encrispada, lastimosa. Es entonces que te odio. Porque alguien juega a los dados en alguna parte con mi vida y no consigo evitarlo. ¿Por qué no te estirpas la coraza que nos une? ¿Por qué no me dejas ser algo más de lo que soy?. Innata memoria hostil del futuro que aún no llega y que sin embargo ya pasó. Dame un respiro, un reparo, un lugar. Dame eso que es mío y que sin pedirlo te llevaste. No prescribas una muerte redundante. Alejandro. Alejandro. Alejandro. Incierto rompecabezas desmemoriado. Letras que se mezclan y que no sé en que orden van. No digas nada si no sabes cómo disiparlo, no inventes palabras de consuelo que no existen. No seas la falsa vida que me prometiste. Si total está todo en mi, en nada. En todo. Silencio que se expande de cabo a rabo, y deja el terreno preparado para reposar. Shh... no digas nada, no mientas. No hay manera de salvar. Mi mano apuntando al aire que se cae frente a mi, ingenuo rozar de la nada que me lleva a alguien mas. Ahi estoy, ahi estuve, ya no estaré. Hombre de fe. Hombre de ciencia. Contradicción de necesidad. ¿Por qué? ¿Por qué tanto tiempo acumulado? Deriva a la que me ofrezco sin justificar, porque ya no queda nada por razonar. El cerebro se me consume tanto como el corazón. Que sea lo que haya... que se rompan las cadenas. O que se ajusten tan fuertes que ya no salga de acá. De este infierno. De esta miserable verdad. Confié, confié para perder. Ya no. Ni siquiera en mi. El mundo se vuelve impulsivo adrede, sin una puta razón que lo detenga. Sin la mierda que me tengo que tragar. Son palabras perdidas, sin sentido pero con toda relación. No te ensañes con mi mismo, para qué. Para qué, decime. Nunca tuve la intención de hacerlo mal, pero lo hice y no termino nunca de pagarlo. Tan distintos no éramos. Y ahora me vengo a castigar. ¿No se te ocurre nada mejor? Andate para siempre de acá, dejame en todo aspecto, y que la nada me tire por ahí a olvidar. A nada. Nada.
Palabras en el aire

Comentarios

  1. Lo unico que no me termina de gustar es el tono 'agresivo' con el que lo veo escrito. Aunque quiza ese sea yo en este momento. Por el resto... Ya no puedo decir nada, Alejandro. Ya no... Porque las palabras sobran, se pierden, son superfluas. Las promesas se olvidan, se gastan, son esquivas...

    Pero vos siempre estas ahi, de la peor manera que puede estar una persona en esta vida... Solo... Tan solo, que ni consigo mismo...


    Me encantaria decir "abrazo virtual" o lo que carajo sea. Pero no... Hoy no.

    ResponderEliminar
  2. =/ yo te adoro igual
    jajaja... y aunque todos te digamos "hay ale estabas enojado" y bla bla, no te prives de escribir y putear y enojarte y fastidiarte y plasmarlo de la forma en que sea... quizas sirve para desahogarse, y si eso pasa, bienvenido sea

    el resto te lo dije en tu flog u.u
    y prometo no perseguirme tanto la proxima vez =/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario