Adoptar una mascota. Ser amables con los desconocidos y ceder ante los seres queridos. Regalar libros: nunca caducan. Bailar aunque no se sepa bailar, aunque sea en el cuarto de baño antes de ducharse o apartando la mesa del salón. Aprender a tocar un instrumento. No enfadarse con nadie de manera irreversible: la vida da muchas vueltas. Ver ‘Little fugitive’, una película de 1953. Y tener plantas en casa.

David Peña

2 comentarios:

.A dijo...

decirla cada noche que "o ella o ninguna"

Emilie dijo...

Me encantó. Todos deberíamos hacer la nuestra.