Lisboa es rara, Javier. Es una ciudad en la que tengo recuerdos de cosas que no he vivido. Pero eso me hace ir despacito, más tranquila. Con dos dedos. Torpe, pero acertando las letras que quiero dar.

Estoy tranquila. Por fin. Al menos ya no siento que me muero por dentro. Eso es bueno, ¿no?. Y tengo ganas. Pequeñas, pero ganas de empezar otra vez.

Y olvidarme que esta, y cualquier ciudad, a veces está tan triste como yo. Y notar que estoy cambiando, aunque sólo sea un poco. Bueno, si es mucho mejor. ¿Has visto que egoístas nos volvemos cuando estamos solos?. Espero que tu novio, el médico, tenga cura para el egoísmo. ¿Tú crees que nos enamoramos sólo para no estar solos?. Yo creo que me he enamorado de un chico; bueno, de su cogote. Me encanta el cogote de un conductor de tranvía que no conozco.

Espero que lo que tengas ahora sea lo que siempre soñaste tener. ¿A dónde irán los sueños cuando no los conseguimos?, porque a algún sitio tienen que ir. Aunque creo que al final los sueños no son más que una excusa, pero una excusa muy gorda, son la excusa para vivir. Por eso a veces también se convierten en la mirada nostálgica de lo que nunca fuimos. Qué putada, Javier. Asumir que nunca serás lo que siempre deseaste. Ni esperarlo siquiera.

Joder.

Deseo, deseo, deseo... deseo. Quiero con todas mis fuerzas ser feliz. Y con eso hacer un poquito felices también a los que me rodean. Eso es lo que siempre quise.

Qué bien, qué bien Lisboa, Javier.

6 comentarios:

Daniela Torres dijo...

Creo que puedo enamorarme todos los días de tus letras.
No mueras.

Sara dijo...

Simplemente precioso. Yo no sé donde van los sueños que no cumplimos, pero deseo que alguien los cumpla por mí. Sería también un sueño recibir una carta como esta. Me encantó la música. Hoy andaba recordando, cuándo tomaremos ese café pendiente...

Julieta en jumper dijo...

Qué lindo, uno tiene tantos sueños...

Lau dijo...

Se me mezcló la sensación familiar de sentir que tengo recuerdos en lugares que nunca pisé con las coincidentes ganas de ser feliz. Y quizás sea todo lo mismo, no? la imaginación proyecta cosas con ansias de que así sean.
Que sean nomás.

Anónimo dijo...

Hola!, oye tengo una duda, ¿cómo puedo seguir no blog?, no me aparece "participar en este sitio" :(

Ale dijo...

Anónimo: no tengo habilitada la opción de seguir el sitio, sé que algunas personas lo siguen pero no sé sinceramente cómo lo hacen.

Saludos!