Mientras el mundo se deshace fuera, alguien hierve el agua y sazona con gusto un plato. Nadie se percata del silencio que corre dentro de esas cuatro paredes ni de mis ojos recorriendo tu andar de la cocina al comedor. Mientras escuchamos las bocinas de los coches y el grito incansable de los luchadores, alguien en voz baja me ceba un mate deslizando un te quiero. Y poco importa lo que pase ahí fuera, porque también es tiempo de amarse y soñar. En ocasiones el egoísmo de desoír la realidad del mundo nos alberga en un mundo propio, que se deshace en el instante en que abrimos la puerta. Por eso quedate conmigo, en silencio, desoyendo lo que oímos todo el tiempo. Ya habrá tiempo de luchar incansables mientras otros se aman.

6 comentarios:

dejatellevar dijo...

La frase que mas me gustó fue "quedate conmigo, en silencio, desoyendo lo que oímos todo el tiempo."
Encontrar a ese alguien especial y que convierta tu lugar en un oasis es un regalo caído del cielo.

Vanessa dijo...

Muy bonita la entrada =D

Paus dijo...

Bello,bellos! :)

La Pitahaya dijo...

"Y poco importa lo que pase ahí fuera, porque también es tiempo de amarse y soñar."

Linda entrada :)

M. Jimena Gómez dijo...

Qué lindo Ale! El pasar de ser espectadores de las historias de otros a ser protagonistas debe ser alucinante. Felicitaciones y ojalá sigas bien! Abrazo

Lau dijo...

Una cosa es el mundo, otra (y muy valiosa) es nuestro cobijo para poder sobrevivir en el.
Te quiero