Sucede que te extraño, y que no tengo que extrañarte. Que amanezco pensando en cómo será tu día, si necesitarás una palabra que todo lo calme, si te abrigaría mi abrazo. Y no tengo que preguntarte, ni molestarte, ni consultarte. Porque nos separa el no saber nada del otro, el ser una persona más que se cruza por el camino. Pero yo me pregunto por qué siendo vos una persona más, no lo sos. Por qué brillás de manera especial, por qué te sonrío sin siquiera mostrarte.

Hay cosas que no se pueden explicar, que no tienen una justificación por la cual empezar, que no siguen una lógica. Y sin embargo uno lo ve claro, lo entiende sin cuestionarlo y se distancia de los planteos absurdos de los que no comprenden. ¿Cómo se explica lo que genera una sonrisa? ¿lo que deja en mí tu recuerdo? ¿lo que sostiene tu mirada? ¿cómo disfrazo de simple pregunta la pregunta más importante que quiero hacerte?.

Es terrible y a la vez maravilloso cuando mi cabeza vuelve a la adolescencia, cuando me siento un soñador que tira abajo cualquier mala noticia y desboca soledades si acaso se les ocurriera aparecer. Sentir que los nervios me dominan y que pierdo la seguridad que me dio el haber vivido cosas. Como siempre digo, sentirme vulnerable, inseguro, con todo por perder. Y al mismo tiempo pleno, confiado, teniendo en claro que en tus ojos hay un destello de los míos.

Te busco, no te encuentro. Pienso qué estarás haciendo, a quién estarás divirtiendo, con quién compartirás tu belleza en todo su esplendor. Y me rebano el cerebro inventando excusas para verte, descifrando las canciones que te gustan, proponiendo maneras de llamarte la atención. Pero quizás ni me notes, ni te interese lo que siento, ni persigas el mismo sueño.

Al final termina siendo todo un gran interrogante, una manera de encontrar lo que aún no tuve ni cerca, una mera ilusión de este que sueña todo el tiempo. Acecha el miedo de que nunca se haga realidad y los fantasmas de otras veces me generan ganas de llorar. Pero no lloro, porque no sé qué va a pasar. No lloro poque va siendo hora de dejar de hacerlo. No lloro porque me hacés reír, porque me divierten tus locuras, porque no encuentro otro modo de recordarte.

14 comentarios:

Jazmín, un gusto. dijo...

Que lindo como escribis, y lo que expresas

"Sentir que los nervios me dominan y que pierdo la seguridad que me dio el haber vivido cosas. Como siempre digo, sentirme vulnerable, inseguro, con todo por perder. Y al mismo tiempo pleno, confiado, teniendo en claro que en tus ojos hay un destello de los míos" Divino

Y no, no le hablo con un arma en la mano jajajaja

Carito dijo...

La vida es circular.. una vez estas ahí y otra estará acá!!!!

Muchas veces les pusiste palabras a mis entimientos...

jiim dijo...

Si lo hubieras escuchando anoche a Ismael, hubieras reído y llorado como loco... te lo aseguro.
Fue fantástico!
La historia: varias en realidad, de todos sus vecinos de departamento. Nos adentramos en su liveing, y vivimos una noche a pura emoción, como sólo él puede logralo.
En fin, intenté grabar sus pedacitos de historia en el celular (sólo el sonido) y hoy cuando le puse play, no se escuchaba nada... =( Una desilución total!
Voy a ver si pasándolo a la compu logro algo.. Pero no creo!


Hagamos un trato: no lloremos más por esos amores imposibles que, según Ismael, no existen (aunque me atrevo a no coincidir con él)...
Saludos muchacho!

Susanita. dijo...

"¿Cómo se explica lo que genera una sonrisa?"


Amo como escribis, ya te lo dije, y esa pregunta me descoloco.

Quijo dijo...

Hay cosas que parecen inexpicables, como sacadas de un cuento, que parecen escaparse de la lógica, y sin embargo, son las más claras, las que no hace falta nada más para poder entenderlas...

Es muy díficil poder explicar a los demás lo que ellos ven absurdo, improbable o hasta imposible...pero hay cosas que uno sabe, aunque dude, y en las que uno tiene que seguir creyendo.

Un beso

Anónimo dijo...

Me encanta como escribis!!!! tus palabras son los sentimientos que quiero expresar, me gustaria publicar alguna vez algo de tu blog, si me lo permitis, besos, Caro.

www.carovianco.blogspot.com dijo...

Me encanta como escribis!!!! tus palabras son los sentimientos que quiero expresar, me gustaria publicar alguna vez algo de tu blog, si me lo permitis, besos, Caro.

Lu dijo...

"Pero yo me pregunto por qué siendo vos una persona más, no lo sos"

creo que ya te lo dijeron bastantes veces, pero yo soy una más de los/las que aman como escribís.

Son cosas demasiado reales, creo que por eso llegan tanto.

Anónimo dijo...

"sentirme vulnerable, inseguro, con todo por perder"

Casi siempre que uno está por entregar el corazón se siente así. Debe ser por el miedo de que al otro no le guste y lo devuelva, el terror de que esa persona lo deje tirado en una calle helada lejos de casa.

Y si, se llega a sentir que es cruel esta vida complicada... que uno se desvive por que lo amen, y el otro ni nos nota.

Un beso, "Alejo" jajaja

Espérame en Siberia dijo...

Ay, pero qué triste, encanto. Yo creo que es mejor canalizar nuestra energía en alguien que nos note, que nos valore, en vez de desgastarnos la existencia por alguien que no se molesta ni en pensar en uno.

Te mando mucha luz y bonitas vibras.

Laura dijo...

Me encantó.

Besos.

Anónimo dijo...

Eeeh no se, vos fijate....

;)

Anónimo dijo...

Soy yo, yo; acá estoy.
(corrí mucho, y con miedo, llegué sin agua en la boca).
Respondéme una pregunta, A.
¿(te) busco, o (te) espero?

Nata dijo...

Esto es excelente!!! vos sabes de lo que estoy hablando!