Quizás lo vean en la tele, quizás no, pero hoy la esquina de mi casa amaneció así. Parece que por una pérdida de gas de larga data que al encender la luz hizo una explosión y que se caiga el techo (del vecino también). Según mi vieja tembló hasta nuestra casa! (nada, como no hay inspiración bloguera últimamente se me dio por subir este hecho anecdótico).



6 comentarios:

Paus dijo...

Pintoresca ciudad la nuestra!se encarga siempre de tener algo para contar en los diarios,ser noticia...

Valebé dijo...

Ale? Sos vos? Con un link a comentarios? Jaja! Hola :)
Sí, veo que no hay inspiración... pero qué loco che!!! Me alegro que no haya llegado tanto entonces y estés bien! :)

Carolina dijo...

te juro, que lo que escribiste es justamente por una situacion que pase hace muchisimo, va un año con una amiga y ayer despues de meses hablamos cosas que no se habian aclarado :| cuestion, una turrita la mina.


Y no, no lo vi por la tele, lo de la esquina de tu casa, que garron eso u.u

Victoria. dijo...

"Igualmente, la vida es una constante sorpresa y no importa tanto qué se aparezca frente a mi, sino más bien qué tan abierto estoy a aceptarlo."

me gustó, me gustó.

estuve leyendo un par de entradas,
escribís bien. Te expresás muy bien che.
me siento identificada por momentos, por más que tenga yo quince años.
así y tooodo, años vividos con cientos de experiencias, buenas, malas, experiencias en fin!

ya pasé otras veces por acá pero
nunca logré comentar, já.

en fin,
éxitos Alejuss!

salud.

Joanna Riquett dijo...

Perdón, pero no se puede comentar sobre los audios... quiero decirte que me encantaron, me conmovieron, me hicieron soñar, son hermosos, son líricos, son especiales, son tuyos?
En todo caso, los amé :D

Naná dijo...

"Parece increíble quien hasta hace un tiempo era una persona muy presente en tu vida, de repente no esté más.
Cuando alguien está mal me es difícil no estar, no dedicarle tiempo, ganas, energía."


Suele pasarme muy seguido, de chica solía decir que tenía un millón de amigos, y en realidad los tenía, sólo que yo era su amiga pero ellos no eran mis amigos. Durante unos 10 años supe estar en cada situación complicada que tuvo cada persona de las que me rodeaban, cada lágrima de ellos encontró un abrazo mío, cada grito desesperado un "Calmate loco, ya va a pasar", cada problema una charla y un intento de solución.
Por mi parte, cada mal momento lo pasé sola, y cada buen momento con alguna persona que quería pasarla bien.
Mi vieja me dijo hace unos años que las personas, a veces (a veces muchas veces, jajaja) suelen tratarte como a una botellita descartable de gaseosa. Tienen sed, ven una botellita no muy cara que pueden llegar a tener, la compran, la toman, sacian su sed, y la tiran. Mamá me explicó que, aunque sea y suene bastante cruel, así es la vida, la gente se acerca a uno cuando lo necesita y después se aleja, y lo que nos queda es eso, los momentos.
Personalmente encontré sólo 2 personas en la vida que me acompañaron a sol y sobra, que estuvieron y se bancaron millones de momentos malos, y rieron y se alegraron por mi en los buenos. Una de ellas es mi vieja, y la otra una amiga que conocí hace sólo 3 años. El resto de las personas, con las cuales teníamos un vínculo de hace 10 años o más en algunos casos, nunca está, me saludan si me cruzan por al calle y eso es todo, y está bien.
No tenés que sentirte mal por estas cosas, aunque duelan, porque la vida es así y todo lo que va vuelve, "el que se aleja sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen" y esa gente, tarde o temprano, va a volver.

Bueno, dejo de escribir tanto, disculpa mi catarsis, pero realmente se lo que estas sintiendo. Sabes que podes hablar conmigo cuando quieras, aunque no nos conozcamos, te leo desde hace tiempo, y puedo decir que "te conozco" un poco.

Abrazos, Natalia.